jueves, 21 de mayo de 2015

21 de mayo de 1982 : ¨El Callejón de las Bombas¨ : Los ataques aéreos argentinos a la flota británica, en el estrecho de San Carlos


21 de mayo de 1982 : Ataques aéreos a la flota británica, en el estrecho de San Carlos, hizo que los británicos llamaran a ese día ¨El Callejón de las Bombas¨

El desembarco británico en el estrecho de San Carlos

El 21 de mayo de 1982 los británicos decidieron desembarcar a sus tropas en la profunda bahía del estrecho de San Carlos, después de sopesar cuidadosamente riesgos y ventajas los británicos: se vieron libres de la amenaza de los submarinos argentinos; y pensaban que no iban a ser sorprendidos por  ataques aéreo de misiles Exocet pero  corrieron el riesgo de desembarcar cerca de las bases aéreas argentinas en el continente,  que se ubicaban casi en línea recta con las islas.

Cinco días antes del desembarco, el buque inglés Alacrity recorrió el estrecho de San Carlos y no descubrió indicios de que estuviera minado. Más que a un eventual despliegue naval argentino, las fuerzas británicas temían las incursiones de la Fuerza Aérea:

Entre el 15 y el 19 de mayo los británicos llegaron a introducir en los alrededores de San Carlos varias patrullas de "adelantados" que desembarcaron de lanchas SBS (Special Boat Service) e incluso en dos helicópteros Sea King. Además, elaboraron un plan de engaño al que bautizaron "Tornado" para crear la sensación de que el desembarco sería cerca de Puerto Argentino: hubo bombardeos de hostigamiento en esa zona y comunicaciones y actividad aérea falsas.

Sin embargo todo ese engaño estuvo a punto de frustrarse. En el juicio a los responsables de la guerra hecho por la Cámara Federal en 1988, quedó establecido que un oficial del Ejército aconsejó enviar tropas a la Bahía de San Carlos porque pese a los "pocos datos disponibles" tenía la certeza de que allí se produciría el desembarco inglés. "Se me ordenó que no siguiera con esa proposición, pese a mi insistencia", dijo entonces el general Isidro Cáceres, que había integrado el Estado Mayor Conjunto de las islas.

Al menos diecinueve naves británicas de guerra, transportes de tropas, cruceros y fragatas se desplegaron a la medianoche del 20 al 21 de mayo en el estrecho de San Carlos. Las primeras tropas que desembarcaron se toparon con el Regimiento 25 de Infantería, al que habían bombardeado desde el mar y con morteros. Las tropas argentinas rechazaron rendirse y perdieron a doce hombres y a otros nueve que cayeron prisioneros. Las fuerzas argentinas "trabaron combate con un helicóptero Sea King británico, que logró escapar, pero derribaron dos helicópterios Gazelles británicos. Dos pilotos y un tripulante resultaron muertos, uno de ellos baleado en el agua".


El heroico vuelo de reconocimiento del teniente de navio Owen Crippa

Con las primeras luces del 21 de mayo, el comando del Componente Naval de Malvinas ordenó despegar, en misión de reconocimiento, a un Macchi 326 piloteado por el Teniente de Navío Owen G. Crippa.

El aviador naval se aproximó rasante desde el interior de la isla y, al desembocar sobre la bahía, se halló en medio de la flota, alcanzando a disparar sus coheteras Zunni. Al aterrizar, confirmó la magnitud del desembarco.

El Callejón de las Bombas (Bomb Alley)

Las primeras informaciones sobre el desembarco, llegaron a la FAS, vía Componente Aéreo de Malvinas, alrededor de las 09:00 hs. Previamente, se habían alertado las unidades y, a partir de dicha hora, se emitieron las órdenes de ataque que darían lugar a una de las batallas aeronavales más intensas y encarnizadas desde la II Guerra Mundial.


Al respecto, conviene destacar que las formaciones aéreas argentinas actuaron sobre San Carlos por sus propios medios, fuera de la cobertura del radar del CIC Malvinas que, tapado por la cadena central de la Isla Soledad, no tuvo ninguna posibilidad de brindarles ningún tipo de apoyo (seguramente, este fue un motivo más que ayudó a los británicos a elegir este lugar).

Esta forma de operar sin protección, impensable para aviones cazabombarderos que carecen de equipamiento para penetrar las defensas por su cuenta, como los aviones de bombardeo, exalta más el arrojo y decisión de los pilotos argentinos que, no sólo cruzaron el mar con monomotores, sino que realizaron ataques eficaces en un estrecho erizado de buques, radares y misiles. Estrecho que ya entró en la historia como “El Callejón de las Bombas”.

El Callejón de las Bombas: primera ataque

Tres M-5 Dagger, indicativo "Ñandú", armados con una bomba MK-17. Tripulación 1: Capitán Carlos Rohde (C-409); 2: Ten Pedro Bean (C-428); 3: Capitán Roberto Jannet (C-436). Despegaron de Río Grande a las 09:44 hs.

A las 10:32 hs atacaron los buques Broadsword, Argonaut y Plymouth, en el estrecho de San Carlos. El teniente Bean fue derribado por un misil Sea Wolf, lanzado desde la Broadsword. Se eyectó, pero no fue recuperado. Constituyó la primera baja argentina en la batalla de San Carlos. Los restantes regresaron a Río Grande a las 11:45 hs, tras lanzar sus bombas.


La Broadsword fue averiada con más de cuarenta impactos de cañón. El numeral 3 vio eyectarse al teniente Bean.

Tres M-5 Dagger, indicativo "Perro", armados con 2 bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Carlos Moreno (C-437), Ten Héctor Volponi (C-418) y Mayor Carlos Martínez (C-435). Despegaron de Río Grande a las 09:45 hs.

Llegaron al objetivo a las 10:31 hs. Atacaron a la Antrim con dos bombas, que no explotaron y la alcanzaron con numerosos proyectiles de cañones que le provocaron daños considerables. Los "Perro" escaparon, perseguidos por una PAC del 800 Sgdn. Uno de los aviones ingleses disparó un AIM-9L fuera de distancia. Regresaron a Río Grande a las 11:45 hs. Las averías sufridas por esta fragata la limitaron a ser usada, en el futuro, como buque de enlace Malvinas-Georgias.

Hms Antrim
Dos M-5 Dagger, indicativo "León", armados con 2 bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Norberto Dimeglio (C-404) y Teniente Carlos Castillo (C-407). Despegaron de San Julián a las 09:55 hs.

Llegaron al estrecho a las 10:40 hs y atacaron nuevamente con bombas a la Antrim, lograron un impacto en la fragata y se alejaron. Aterrizaron en San Julián a las 12:30 hs. Compartieron el honor, junto a los "Perro", de haber sacado de servicio operativo a esta unidad.

Tres M-5 Dagger, indicativo "Zorro", armados con dos bombas BRP de 250 kg. Tripulación: Capitán Raúl Díaz (C-412), Teniente Gustavo Aguirre Faget (C-415) y Capitán Jorge Dellepiane (C-434). Despegaron de San Julián a las 08:00. Regresaron a San Julián a las 10:40 hs.

Llegaron al objetivo material, la fragata Brilliant. Falló el mecanismo de lanzamiento de las bombas y sólo atacaron con cañones, haciendo impacto con daños mínimos.

HMS Brilliant impactada por cañones DEFA 30mm de los IAI Dagger de la Fuerza Aérea Argentina
 Dos Mirage III matrículas I-017 e I-014, indicativos "Ciclón 1" y "Ciclón 2". Tripulación: Capitán Marcos Czerwinski y 1er Teniente Marcelo Puig. Despegaron de Río Gallegos a las 14:40 hs. Realizaron sombrilla, en enlace con el Oficial de control aéreo táctico. Arribaron a las 16:20 hs.

Dos Mirage III, indicativo "Aguila", armados con misiles Magic. Tripulación: Ten Jorge Huck y 1er Teniente Carlos Selles. Despegaron de Río Gallegos a las 09:56 hs, en salida de cobertura. Arribaron a Malvinas, a nivel de vuelo 350 / 400 pero no lograron enlazar con el CIC Malvinas; y regresaron a las 11:30 hs.

Dos Mirage III, indicativo "Cóndor", armados con misiles Magic. Tripulación: Mayor José Sánchez y 1er Teniente Alberto Maggi. Despegaron de Río Gallegos a las 10:01 hs, en salida de cobertura; arribaron a Malvinas sin poder enlazar con el CIC; regresaron a las 11:40 hs.

Cineametralladora de los IAI Dagger disparando sus cañones a los buques británicos sobre San Carlos
 Había finalizado la primera oleada: once salidas de ataque y cuatro de cobertura, con un avión perdido. Con duros resultados para el enemigo: dos fragatas averiadas seriamente: la Broadsword y la Antrim. El Callejón de las Bombas (Bomb Alley), tal como los británicos rebautizaron al estrecho de San Carlos, había surgido a la consideración mundial.

El Callejón de las Bombas: segundo ataque

Ya a las 06:36 hs había despegado de El Palomar un Hercules KC-130, el TC-69, indicativo "Tigre", y para las 11:00 hs se encontraba orbitando en su punto de reabastecimiento listo para aprovisionar a los A-4 Skyhawk. El otro Hercules, TC-70 despegó de Río Gallegos a las 14:02 hs, y reabasteció a A-4 Skyhawk, al regreso del estrecho de San Carlos. También se encontraba en el aire, desde la primera oleada (09:30 hs), el avión HS-125 indicativo "Rayo", que controlaba la segunda oleada, lanzada desde San Julián, cuando estaba regresando la primera.

Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Tero", armados con una bomba MK-17. Despegaron de San Julián a las 11:17 hs. Esta escuadrilla tuvo problemas técnicos en el reabastecimiento, regresó el jefe y el numeral. El Teniente Néstor López, solo en su bautismo de fuego, se incorporó a la sección siguiente, que se acercaba al punto de reabastecimiento aéreo y que resultó ser la "Pato", a la cual le falló también el numeral, Alférez Guillermo Martínez, por los mismos problemas. Arribaron a San Julián a las 13:00 hs.


Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Pato", armados con una bomba MK-17. Despegaron de San Julián a las 11:25 hs. Tripulación: Capitán Eduardo Almoño, Teniente Néstor López y 1er Teniente Daniel Manzotti, pero se agregó a esta sección un nuevo integrante, el guía de la sección posterior, "Rondó", Capitán Jorge García (C-304), que había despegado solo pues a su numeral, Alférez Gerardo Issac, le había fallado la puesta en marcha. La escuadrilla, luego del reabastecerse, quedó integrada así: Capitán Eduardo Almoño (C-310); Teniente Néstor López, (C-309); Capitán Jorge García y 1er Teniente Daniel Manzotti (C-325). Abandonaron el reabastecedor a las 12:54 hs, ya estaban próximos al Punto 1 (51º 00' S / 60º 00' O), en ruta correcta al objetivo material.

Sobrevolaron la Gran Malvina y, próximos al poblado Chartres, fueron interceptados por una PAC de Sea Harrier, del 800 Sqdn, del Hermes. Los A-4C Skyhawk debieron desprenderse de las bombas y escapar, interceptados eficazmente por el radar de la fragata Brilliant, que cumplía de centro de información y control. Los Sea Harrier lanzaron los Sidewinders, que impactaron en los Skyhawk de Manzotti y López. Se visualizó una eyección propia y otra de un piloto inglés el que, aparentemente, en el combate aéreo, perdió el control del avión y se eyectó un instante antes que impacte contra el suelo.

El 1er Teniente Daniel Manzottl murió, aparentemente, debido a la alta velocidad con que se eyectó. Ocurrió al sur de Puerto Christmas; su cuerpo apareció el 24 de mayo. Los "Pato 1 y 3" arribaron a San Julián a las 14:30 hs.


Cuatro A4-B Skyhawk, indicativo "Mula", armados con una bomba MK-17. Despegaron de Río Gallegos a las 11:30 hs. Inicialmente fue integrada por el Capitán Pablo Carballo (C-204), el Teniente Carlos Rinke (C-231), el 1er Teniente Carlos Cachón (C-250) y el Alférez Carlos Carmona (C-214). El 1er Teniente Cachón regresó por fallas en el reabastecimiento y continuaron sólo tres aviones.

Efectuaron el cruce. Ya sobre la Gran Malvina, Rinke tuvo falla de transferencia de combustible y se le ordenó regresar. En el estrecho de San Carlos encontraron un buque de gran tamaño (algunas publicaciones lo dan como el Río Carcarañá, argentino). Esto no fue así, ya que los pilotos conocían su posición en Bahía Rey y, evidentemente, el buque atacado fue un transporte inglés.

No obstante, ante la duda, Carballo ordenó no atacar. La indicación llegó un instante tarde pues Carmona había ya lanzado su bomba por lo cual se le ordenó regresar a su base. Quedó sólo el Capitán Carballo para proseguir el raid hacia el norte, por la costa este del estrecho donde encontraría, en la Bahía Ruiz Puente, a la fragata Ardent. Le arrojó su bomba MK-17 de 1.000 lbs y escapó, perseguido por los cañonazos de aquella. Por la cantidad de humo que salía del buque, y los restos de material en el aire, presumieron que el impacto había sido en la cubierta. Los "Mula" regresaron a Río Gallegos a las 14:30 hs.

Este ataque y los posteriores a la fragata Ardent, fueron observados por el Alférez Egurza y el Soldado Coronel, desde Punta Cantera, quienes fueron testigos del hundimiento.

HMS Ardent luego de los ataques de los cazabombarderos de Fuerza Aérea y la Aviación Naval Argentina
 Cuatro A-4B Skyhawk, indicativo "Pico". Tripulación: Capitán Hugo Palaver (C-207), Teniente Daniel Gálvez (C-221), 1er Teniente Luciano Guadagnini (C-212) y Alférez Hugo Gómez (C-226). Despegaron de Río Gallegos a las 11:30 hs, (un numeral regresó desde el punto de reabastecimiento por fallas en el equipo), lograron llegar al estrecho de San Carlos, lo recorrieron de sur a norte, sin visualizar blancos. Arribaron a Río Gallegos a las 14:30 hs. El Alférez Gómez regresó a las 13:00 hs.

Finalizaba así la segunda oleada, la de los A-4 Skyhawk que, entre las 11:17 hs y las 14:05 hs, había herido de muerta a la fragata Ardent. Allí, quedaron para siempre otros dos gloriosos Halcones.

El Callejón de las Bombas: tercer ataque

Se integró con el segundo empleo de los M-5 Dagger, Mirage III y A-4 Skyhawk.
Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Orión", armados con una bomba MK-17. Tripulación 1er Teniente Mariano Velasco (C-225), Ten Carlos Osses (C-239) y Ten Fernando Robledo (C-222). Despegaron de Río Gallegos a las 13:33 hs.

Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Leo", armados igual que los anteriores. Tripulación: 1er Teniente Alberto Filippini (C-215), Alférez Rubén Vottero (C-224) y Teniente Vicente Autiero (C-240). Despegaron de Río Gallegos a las 12:30 hs.

Por fallas del "Orión 1", los "Orión 2" y "Orión 3" se sumaron a la escuadrilla "Leo", que quedó formada por cinco aviones, al mando del primer teniente Filippini. Volaron directamente a Malvinas sin reabastecerse. 

Arribaron al estrecho. Mientras se dirigían en vuelo rasante hacia puerto de San Carlos, divisaron la fragata Argonaut, que trató de refugiarse en la sombra de un acantilado. Los cinco aviones, en escalonado táctico a la izquierda, la atacaron con cañones y bombas, en intervalos mínimos, arrojándole dos bombas que no explotaron.

Fragata Hms Argonaut navegando sobre el estrecho de San Carlos
 El 1er Teniente Filippini rozó la antena de la fragata con el tanque suplementario de combustible de su avión, perdiendo el cono de cola, mientras la antena de aquélla quedaba doblada.

Eran, aproximadamente, las 14:37 hs. La escuadrilla regresó a Río Gallegos a las 15:30 hs.

Como consecuencia de este ataque, la Argonaut cumpliría sólo funciones de CIC y defensa aérea por algunos días más y luego fue retirada a Gran Bretaña.

Bomba argentina de 1000 libras que perforó el casco de la fragata HMS Argonaut
 Tres M-5 Dagger, indicativo "Cueca", armados con una bomba MK-17. Tripulación: Capitán Horacio Mir González (C-418), Teniente Juan Bernhardt (C-436) y 1er Teniente Héctor Luna (C-409). Despegaron de Río Grande a las 13:55 hs. Esta escuadrilla, luego del despegue, se enteró que de la sección "Libra" se volvía el Nº 1, Capitán Amilcar Cimatti, por pérdida de aceite del motor.

Por tanto, se les agregó el único "Libra" - 1er Teniente Luna - que formó como N° 3.
Quedaron formadas así:

"Cueca": Nº 1 Capitán Mir González, Nº 2 Teniente Bernhardt.

"Libra": Nº 1 Capitán Robles (C-429), Nº 2 1er Teniente Luna.

Al arribar a la Gran Malvina, encontraron una capa de nubes, sin claros, cuyo techo no superaba los cincuenta metros por lo que debieron descender a rasante. Detectados por la Brilliant, de inmediato, les envió la PAC de Frederiksen y A. George. Cuando salían de las nubes, los Libra se encontraron en un desfiladero. El 1er Teniente Luna fue interceptado y derribado por un Sidewinder de Frederiksen, sin ser advertido por los demás miembros de la formación. En realidad, según declararon al regreso, les pareció que Luna se había estrellado contra un cerro. Afortunadamente no fue así: el piloto se eyectó y fue posteriormente recuperado.

Los restantes continuaron hacia su objetivo material. Los Sea Harrier que los perseguían, al entrar en la zona de protección antiaérea de los buques, se alejaron. Los M-5 Dagger entraron de sur a norte al estrecho de San Carlos, y atacaron con cañones y bombas la fragata Ardent, alcanzándola. Luego de esquivar los misiles que aún lanzaba la maltrecha nave, regresaron a Río Grande a las 15:55 hs.

Tres M-5 Dagger, indicativo "Ratón", armados con una bomba BRP. 250 kg. Tripulación: Capitán Guillermo Donadille (C-403), Mayor Gustavo Piuma (C-404) y 1er Teniente Jorge Senn (C-407). Despegaron de San Julián a las 14:00 hs.

Relato del Capitán Guillermo Donadille

Debido a la demora en poner en marcha el Nº 2, y a los fines de no alterar el horario de arribo sobre el objetivo material, el jefe de la escuadrilla "Ratón", cambió el orden de despegue con el jefe de la escuadrilla "Laucha", 1er Teniente César Román. La navegación se cumplió casi normalmente, adoptándose un perfil de vuelo en forma de escalones descendentes hacia el objetivo, de manera que, unas 120 millas del lugar del ataque, la escuadrilla estaba en vuelo rasante sobre el agua. Llegamos a las Islas Salvajes sólo con veinte segundos de atraso con respecto a lo previsto. Las condiciones meteorológicas eran: nubes bajas con visibilidad reducida, a veces por lloviznas. Una vez que ingresamos en la Gran Malvina, se escuchó, proveniente del oficial de control aéreo táctico en vuelo, la información que había gran actividad de Harrier, en la desembocadura norte del estrecho de San Carlos.


Aproximadamente a un minuto de vuelo del estrecho, y con la escuadrilla formada en línea, con una separación entre aviones de unos 200/300 metros, el Nº 3, que estaba formado a la derecha, informó: "atento, tenemos un avión a la derecha'". El suscripto, que se desempeñaba como Nº 1, miró hacia la dirección indicada viendo a otro avión, a unos 1.000 m del Nº 3 y volando en el mismo sentido, unos 300 m más alto.

En un principio me pareció el perfil de un A-4B. Un hecho que me llamó la atención fue que esta aeronave iba alcanzando la línea de frente formada por la escuadrilla, por lo cual se deducía que llevaba una velocidad mayor a los 520 nudos que mantenían nuestros M 5 Dagger. En ese mismo instante, el piloto inglés divisó al "Ratón 3", iniciando un brusco viraje hacia éste. Esa acción me permitió identificar al avión como un Harrier.

Inmediatamente, ordené eyectar las cargas externas y enfrentar al enemigo; el numeral tres tardó en reaccionar, de modo que reiteré la orden; posteriormente, éste (que era el 1er Teniente Senn) me dijo que el avión que él había visto era otro, que venía en una trayectoria a 90º de la nuestra, razón por la cual había demorado el viraje.

Ante lo difícil de la situación, comencé a hacer fuego con mis cañones tratando de distraer su atención, cuando lo tenía a unos 700 m. Esto hizo que el inglés abandonara al Nº 3 y tratara de pasar por debajo y un poco adelante mío. Inmediatamente piqué mi avión, apuntando con la nariz a un punto por el cual debería pasar el avión de mi oponente, y mantuve apretado el disparador, mientras nos cruzábamos.

No pude advertir la trayectoria de los disparos por no tener munición trazante. Tampoco pude advertir impactos en el oponente, pues el cruce fue muy fugaz, debido a las velocidades sumadas de los dos aviones, al estar de frente, a lo que se sumó la proximidad del suelo, que requirió de toda mi atención. Logré salir de la maniobra con mínima altura, 30/40 m. Al salir en viraje hacia la derecha, casi tuve que invertir mi avión, pues me crucé muy cerca con mi numeral tres, que había iniciado un viraje hacia el mismo lado que yo. Una vez finalizada esta maniobra, recibí el impacto de un misil inglés que dejó a mi avión totalmente fuera de control, logrando eyectarme un instante antes de que éste colisione contra el suelo.

Durante el combate no pude ver la suerte que había corrido mi numeral dos (Mayor Piuma).

Luego del descenso en paracaídas, si bien tenía ciertos trastornos de visión debido a la alta velocidad con que se había eyectado, pude caminar unos 25 Km hasta llegar hasta puerto Howard, luego de haber pasado una noche al aire libre.

Tres M-5 Dagger, indicativo "Laucha", armados con una bomba BRP. 250 kg. Tripulación: Mayor Luis Puga, 1er Teniente César Román (C-421) y 1er Teniente Mario Callejo (C-415). Despegaron de San Julián a las 14:05 hs. Entraron en el estrecho de San Carlos y atacaron con dos bombas (la del guía no se desprendió) y cañones, a la Brilliant, que operaba como CIC, mientras que el Nº 3 atacó otra fragata en las inmediaciones. Arribaron a las 16:40 hs.


Ataque de la Aviación Naval Argentina

Seis A-4Q de la 3.er Escuadrilla Aeronaval Caza y Ataque, de la Armada Argentina, (Capitán de Corbeta Alberto Jorge Philippi, Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez, Teniente de Navío José César Arca, Teniente de Navío Benito Italo Rótolo, Teniente de Navío Carlos Alberto Lecour y Teniente de Navío Roberto Gerardo Sylvester ) impactaron de dos a cuatro bombas en la Ardent que explotaron en la aleta de babor, mientras que un número indeterminado de bombas penetraron pero no explotaron en la nave. El comedor estaba destrozado, las comunicaciones entre el puente y el centro de control de la nave fueron cortadas, y la nave perdiero el rumbo. Este ataque causó numerosas víctimas entre los equipos de control de daños que trabajan en el hangar. Con los incendios en la popa ahora fuera de control, el Capitán del navío, Comandante Alan West, decidió dar la orden de abandonar el barco.


Los sobrevivientes fueron trasladó a SS Canberra. En ese momento supo que 22 hombres habían perdido la vida durante los ataques.  Durante el viaje de regreso al continente, tres pilotos fueron derribados por Sea Harriers, el Capitán de Corbeta Alberto Jorge Philippi (pudo eyectarse y paso la noche en la granja Tony Blake7 luego caminó hasta las líneas argentinas), Teniente de Navío José César Arca (intento aterrizar infractuosamente en Puerto Argentino y luego tuvo que eyectarse luego fue rescatado por el Capitán del Ejército Argentino, Alberto Alfredo Svendsen, en un Bell UH-1 Iroquois ) en tanto que el Teniente de Fragata Marcelo Gustavo Márquez perdió la vida al estallar su avión.

El Callejón de las Bombas: cuarto ataque

Doce minutos más tarde se lanzó la cuarta y última oleada del día; ahora con los A-4B y A-4C Skyhawk.

Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Raspón". Tripulación: Capitán Jorge Caffarattl (C-305) Teniente Ricardo Lucero (C-310), el tercer avión no despegó por fallas técnicas; armados con una bomba MK-17 y cañones. Despegaron de San Julián a las 15:45 hs. Su objetivo era el mismo que el de la escuadrilla "Choclo", cumplieron la navegación un minuto detrás de la misma. Sin detectar buque alguno, regresaron a las 17:45 hs.

Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Choclo", tripulación: Capitán Jorge Pierini (C-318), 1er Teniente Ernesto Ureta (C-304) y Ten Daniel Méndez (C-301); armados con una bomba MK-17 y cañones. Despegaron de San Julián a las 16:00 hs. Su objetivo: buques en el canal Coton (52º 61' O). Volaron el lugar sin detectar blancos. Arribaron a las 18:00 hs.

Cuatro A-4B Skyhawk, indicativo "Mate". Tripulación: Capitán Carlos Varela (C-207), Teniente Mario Roca (C-214), Teniente Sergio Mayor (C-242) y Alférez Marcelo Moroni (C-212). Despegaron de Río Gallegos a las 16:30 hs, armados con una bomba MK-17 y cañones. Se dirigieron al estrecho de San Carlos y entraron por punta Correntada. Con el crepúsculo y mala visibilidad, regresaron sin avistar ningún buque. Arribaron a Río Gallegos a las 19:00 hs.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Otros sitios interesantes

Archivo General